COMO  ELEGIR TÚ PERFUME

Cómo elegir y aplicar un perfume

Identificarse con un perfume y usarlo durante mucho tiempo no impide probar nuevas fragancias. Solo hay que atreverse y tener en cuenta cuáles aromas son los que te quedan mejor dependiendo de tu PH, ya que el efecto no funciona igual en todos los tipos de piel. Éste es el momento para atreverse a cambiar, pues en épocas de frío los aromas intensos son más apropiados. Aquí unos consejos para elegir y usar tu perfume.

Consejos para prolongar la fragancia de tu perfume

  • Lo primero es aplicar el perfume sobre la piel totalmente seca. Si se hace después de la ducha, al secarse con la toalla, se desvanece.
    • El secreto es ponerlo después de maquillarse, peinarse y vestirse. Si se aplica antes de utilizar el secador de pelo, éste altera y aminora el aroma. Lo mismo sucede si se pasa la brocha de polvos por el cuello.
    • Es recomendable utilizarlos en las zonas del cuerpo donde se sienten más las palpitaciones (detrás de las orejas y en las muñecas), porque hay más calor, lo que fija mejor el producto.
    • Jamás hay que frotar la fragancia, como la gente suele hacerlo, pues el aroma se esfuma.
    • Una buena manera de potenciar determinados olores es usar los productos de la misma línea del determinado perfume, como el jabón y la crema hidratante.
    • Es muy útil tener en la cartera una pequeña botella con el mismo perfume, para retocarse dos veces al día.

Elegir tu propia esencia

Un mismo perfume olerá de múltiples maneras de acuerdo al denominado “olor base” de la piel de cada persona. Las expertas recomiendan jamás elegir uno según cómo huele en un tercero, por lo que hay que aplicarlo en el propio cuerpo para conocer cómo se combinan los aromas del perfume de acuerdo al PH que cada una tenga.

Los aromas comunican un tipo de personalidad y aquí te damos un ejemplo de lo que refleja cada tipo de mujer y el camino olfativo.

 Tipo de mujer: alegre
Camino olfativo: frutal
La mujer jovial se identifica mejor con las fragancias de notas alegres y vibrantes, que generalmente se encuentran en los perfumes juveniles y que son extraídas de frutas como durazno, melón, sandía y maracuyá.

 Tipo de mujer: clásica

Camino olfativo: cítrico

Suele vestirse con colores neutros, como blanco, negro y gris, que combina bien con las fragancias ligeras y refrescantes que se extraen de la cáscara de limón, mandarina, naranja, bergamota y pomelo.

 Tipo de mujer: romántica

Camino olfativo: floral

La melancólica y romántica, que le gusta usar polleras y estampados de flores, se complementa bien con las fragancias de notas finas y delicadas como el jazmín, la dama de noche, las rosas, las gardenias, las violetas y otras flores.

 Tipo de mujer: deportista

Camino olfativo: floral fresco

Hay ciertos olores que quedan muy mal en personas que hacen mucho deporte, como el dulce, por ejemplo, debido a su carácter hostigoso. Los florales frescos, que se extraen de flores como el azahar y las margaritas, son mucho más aptos para este tipo de mujeres.

 Tipo de mujer: sofisticada

Camino olfativo: floral envolvente

Este tipo de mujer es la candidata perfecta para usar un floral envolvente: notas de fresia, jazmín, rosas y gladiolo morado.

 Tipo de mujer: coqueta

Camino olfativo: dulce

Si bien el dulce queda muy mal en las deportistas, en la mujer que usa muchos accesorios, que le gusta llamar la atención con un atuendo vistoso o un par de tacos altos, combina perfecto. Trae notas gustativas, cálidas y cremosas, tomadas de la canela, la leche, el chocolate, entre otros.

Cómo cuidar un perfume

El perfume puede tener una vida útil hasta de 10 años si se cuida correctamente: hay que guardarlo en un lugar sin exceso de luz ni de humedad, ni tampoco diferencia de temperaturas. Por eso, Barbizan recomienda jamás tenerlo en el baño, sino que en el clóset u otro lugar oscuro. Es importante dejarlo tapado al terminar de usarlo.

Tomado de: http://www.paula.cl/belleza/elegir-perfume/